VUELTA AL COLE

VUELTA AL COLE

Esta semana los peque han empezado el cole y nuestros mayores echan la vista atrás a aquella época en la que ir al colegio era un privilegio, ya que a muchos les pillo la guerra, la postguerra y el trabajo en el campo.

Nos cuentan las diferencias de la escuela de antes con la de ahora…Antes de en vez de cuadernos empleaban un pizarrín con tiza, llevaban un solo libro que abarcaba todas las materias.

También nos cuentan que antes estaban separados en las aulas por sexo, pero no por edades. Y en cuento a la metodología del refuerzo negativo, el castigo, eran mucho más severos. Uno de nuestros residentes era el más rebelde de la clase y recuerda muy bien los castigos que se empleaban cuando no sabían la lección, nos contó los siguientes:

  • El castigo con la palmeta, era uno de los más comunes en el salón de clase. La palmeta consistía en una pala plana, circular, con cuatro orificios, que culminaban en un mango.

paleta

  • Arrodillar al estudiante sobre maíz, fue uno de los castigos utilizados con mayor frecuencia, haciendo arrodillar al niño sobre granos de maíz o sal durante horas.
  • A las niñas se les añadía una lengua de trapo y a los varones, una especie de mordaza. Este tipo de castigos se utilizaba con la finalidad de ridiculizar al niño.
  • El colocar orejas de burro para los menos aplicados en el estudio, llenar la boca con agua para hacer doler las mandíbulas, constituían clases de castigo socialmente aceptados.

orejas-de-burro

  • La regla era uno de los instrumentos básicos en los maestros más férreos. Si no habías hecho los deberes o no te sabías la lección,tocaba poner la mano y llegar a casa más rojo que un tomate.Las formas de aplicación eran realmente variadas. Las más comunes siempre fueron los golpes en las palmas o en la yema de los dedos. Cuestión de gustos sería, aunque la segunda era realmente dolorosa.Además, las reglas actuales de plástico serían una bendición comparadas con las de dura y consistente madera.
  • Otro castigo era el de sujetar libros pesados en cada mano, puesto de rodillas. Hasta que viera el profesor que se le vencían los brazossujetando-libros

 

Por suerte estos castigos ya no se ven en las aulas…

Enviar un comentario